Cómo Evitar Accidentes Durante el Transporte de Caballos.

Cómo Evitar Accidentes Durante el Transporte de Caballos.

El artículo de hoy del Blog de Pavo, reflexiona y aconseja, sobre unos actos muy importantes para los aficionados al mundo del caballo y de la Resistencia Ecuestre en general, ya que el transporte de nuestros caballos es primordial en la competición.

Cuantas veces termina una competición antes de salir de nuestra explotación ganadera, ya que el embarque es una asignatura pendiente para muchos caballos, lo mismo que el desembarque, por  no hablar del recorrido durante el caminar hacia el destino.

Os podía contar innumerables anécdotas personales de los embarques y desembarques de mis caballos. Esta fue en un raid del Rocio, cuando llegábamos a las instalaciones de la prueba y al bajar a mi yegua, no bajó derecha por la rampa y se dio en un corvejón con la mala fortuna que no pasó el previo, así que viaje en balde.

En un Raid de Sanlúcar de Barrameda, mi «Val-Halcón», no quería embarcar y después de un tiempo intentándolo, pasaron dos chavales con sus cubatas y me dicen,»este embarca rápidamente como los caballos de carrera», dicho y hecho, se enlazaron las manos y de un puñado metieron al caballo en le Van.

Podía seguir con muchas más anécdotas, pero para muestra un botón.

Este es el artículo del Blog de Pavo:

«Cómo evitar accidentes durante el transporte de caballos

Poco más del 25% de los accidentes durante el transporte de caballos son debidos al mal estado de la carretera, distracciones del conductor o mucho tráfico. La mayoría están directamente relacionadas con el caballo, por peleas entre sí, entrar en pánico o desequilibrios, resbalones y caídas.

En el Blog de Pavo hablaremos de los accidentes o patologías más frecuentes relacionadas directamente con el transporte equino y daremos unas pautas para poder evitarlos.

Lesiones al cargar y descargar

Como comentábamos en el artículo anterior sobre “Cómo evitar accidentes en las instalaciones”, el caballo es un animal de huida, así que introducirlo en un habitáculo reducido, que no conoce y que tiene una rampa y un suelo que hace un ruido espantoso en cuanto pone un pie encima, no será tema de su agrado y se resistirá como método de supervivencia. Esa lucha que se puede desencadenar es el caldo de cultivo ideal para lesiones con cualquier objeto cercano.

Lo que debes hacer es ir desensibilizando contra el miedo al remolque de un modo paulatino, comenzando con el motor parado y sin movimiento. Ponerle comida ayudará a que suba por propia iniciativa. Tras unos días comiendo en el van, estará encantado de subir. Es el momento de probar a mover el remolque un poco.

Lesiones por el movimiento

Conduce pensando en la comodidad del caballo

El animal viaja en pie y en la parte posterior, por lo que notará mucho más los cambios de ritmo, frenadas y curvas.

Habitúa al caballo al remolque antes de un viaje mayor

Hazlo mediante pequeños viajes para que pierda el miedo al movimiento, las vibraciones y los ruidos; se habitúe al tamaño del habitáculo y “ensaye” cómo equilibrarse.

Algunos caballos ante el miedo al movimiento se apoyan contra la pared y empujan, lo que les hace resbalar y caerse. Otros se apoyan contra la barra trasera, o sobre la propia cabezada, con las consiguientes lesiones o cortes.

Habitúa al caballo a los protectores de viaje

Los protectores de extremidades son mayores y cubren más superficie que los protectores normales, de modo que pueden resultarle extraños. Si se los colocas unos días antes, durante cortos periodos de tiempo, se irá acostumbrando y no lo verá como algo extraño que le sume estrés al ya habitual provocado por el viaje.

Coloca siempre un protector de cola

Algunos caballos se apoyan contra la barra posterior del van para no caerse y terminan provocándose heridas.

El protector de cola debe de ir fijado a un cinchuelo para que pueda sustentarse sin crear presión en la cola.

No uses vendas, pues no son lo suficiente acolchadas, y además, pueden cortar la circulación del maslo (origen de la cola) si quedan apretadas; y si quedan flojas, se caen.

Estrés

Los caballos son animales de costumbres: les gusta su box, su campo, su cuidador, sus compañeros de manada… Cuando viajan, todo es nuevo, y ese simple hecho les estresa.

Durante el transporte, además, se alteran las horas de las comidas, comen menos, beben menos, lo que repercute en los procesos digestivos y se pueden producir cólicos, diarreas o retención de heces. El estrés también puede agravar una úlcera gástrica.

El estrés es mucho mayor en caballos nerviosos. Tenemos un artículo sobre esto, se llama “El caballo nervioso: cómo ayudarle

Deshidratación

Comentábamos que los caballos también beben menos durante el transporte, lo que puede conducir a una deshidratación leve o grave dependiendo del grado de descenso de ingesta de agua o de si, además, se suma que los nervios le hacen sudar, y por lo tanto, pierde líquidos.

Algunos caballos llegan a destino completamente encharcados en sudor, aun sin hacer calor, solo por el miedo que pasan al viajar.

Realiza paradas frecuentes y descarga al caballo. Con el suelo quieto debajo de sus pies, es muy probable que beba.

Ante la pérdida de electrolitos puedes suministrarle suplementos especiales en grano o líquidos

Neumonía del transporte

El sistema respiratorio del caballo tiene unos mecanismos de defensa adaptados a la vida normal de un caballo, que regularmente tiene la cabeza baja, ya que pasta durante mucho tiempo.

El moco arrastra por gravedad polvo ambiental y partículas infecciosas, como hongos o bacterias. Cuando el caballo viaja suele ir con la cabeza en alto, por lo que el mecanismo de arrastre por gravedad es anulado y cualquier partícula de polvo o infecciosa pasa mucho más tiempo en el respiratorio, lo que favorece las infecciones. Debemos de permitir que el caballo descienda la cabeza realizando paradas cada cierto tiempo.

El salir del camión, estirarse y poder comer con la cabeza baja facilitará sus mecanismos naturales de defensa, así como orinar o defecar.»

Fuente: Blog de Pavo, Cómo evitar accidentes durante el transporte de caballos

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *