Seguridad en las Instalaciones Hípicas. (a)

Seguridad en las Instalaciones Hípicas.

  • La información que tenemos hoy en el Blog de Pavo, va sobre la Seguridad de los Caballos en las Instalaciones Hípica, una asignatura pendiente entre algunos aficionados, ya que muchas veces no nos damos cuenta de los peligros que se pueden ocasionar al no observar las medidas de seguridad.

 

  • Yo os puedo comentar un accidente que ocurrió en la cuadra, accidente por la negligencia de unos pintores. Resulta que en aquellos tiempos se encalaban las cuadras y esos pintores habían puesto un tablón entre los muros de un box para pintar la parte superior de la cuadra, y cuando llego la hora del bocadillo, dejaron el cubo con la cal encima del tablón y con el caballo dentro del box.

 

  • El resultado de esta negligencia, el caballo, curioso por naturaleza, se puso a trastear en el tablón, hasta que tiró el cubo de cal, el cual le cayó en la cabeza, con la consiguiente quemadura en los ojos con la perdida de la visión de un ojo. Un gran caballo al que le corrí un raid con muy buenos resultados.

 

  • Siempre es bueno releer consejos prácticos para nuestras instalaciones hípicas y en beneficio de la seguridad de nuestros caballos.

 

  • Y estos son los consejos que nos dan en el Blog de Pavo:

  • «Cómo evitar accidentes comunes en caballos por instalaciones inadecuadas.

 

  • La ley de Murphy se cumple a rajatabla en los caballos: “Si en una instalación hípica hay algo que pueda lesionar a un caballo, lo hará”. Parece existir una atracción física entre los clavos y los caballos mayor que la de la gravedad, porque por muy grande que sea nuestra ganadería, el único clavo que sobresalga acabará provocando una desgracia.

 

  • En el Blog de Pavo hablaremos de los accidentes más frecuentes de los caballos que se podrían evitar con unas sencillas pautas.

 

  • El caballo es un herbívoro que basa su supervivencia en la huida. Por eso, no solo las instalaciones sino todo lo que le rodea debe de hacerse teniendo en cuenta que, ante cualquier miedo (sea real o imaginado), el caballo huirá a la mayor velocidad que pueda.

 

  • Las instalaciones deberán estar diseñadas no solo para el uso de un animal tranquilo, sino para un animal que en cualquier momento puede asustarse.

 

  • El caballo tiene mucha memoria, pero poca capacidad de análisis. En situaciones que le producen miedo recurre a lo aprendido, pero si ocurre algo para lo que no tiene una respuesta basada en un aprendizaje, el recurso es huir.  Por eso, cuando un caballo se asusta no hay nada que lo detenga y se lesionará contra todo lo que pase si las instalaciones no están diseñadas para evitarlo.

 

  • Debido a esto, en las instalaciones no debe de haber ningún tipo de saliente, cortante o esquina que podamos evitar.

 

  • Los vallados deben de ser razonablemente visibles, por lo tanto, las divisiones con hilos de pastor o alambres (y menos todavía el de espino) no son adecuadas.

 

  • Los suelos, que en un principio pueden no parecer resbaladizos, sí pueden serlo a más velocidad o tras lluvias, y sobre todo para caballos con herraduras planas. Toda la superficie del centro hípico debe de ser antideslizante.

  • Accidentes por mal diseño de las instalaciones o mala gestión

  • Material combustible cerca de los caballos

 

  • En una ganadería hay materiales altamente combustibles que son imposibles de evitar, como el heno, la paja, la viruta, las mantas… Todos los materiales inflamables deben de estar lejos de los boxes de los caballos.

 

  • Todo material que pueda ser sustituido por otro poco combustible debe eliminarse. Los boxes de madera son muy bonitos, pero te alegrarás de no tenerlos si un día te expones a un incendio.

  • Escaso mantenimiento de las instalaciones

 

  • Materiales astillados que no se reponen o no se arreglan, clavos salientes, cristales rotos, puertas que cierran mal, almacenes con comida caducada o heno enmohecido.

 

  • Hay que reparar inmediatamente el material que tenga superficies cortantes, salientes o punzantes.

  • Cuerdas, cables y cintas mal enrolladas y almacenadas

 

  • No debe de haber ningún tipo de cuerda, cable o cinta en el que se puedan enredar, porque al verse atrapados, lejos de quedarse quietos, lucharán, causándose lesiones en el intento de liberarse.

 

  • Esto incluye las cuerdas con las que se suelen atar los caballos en los campos. En cualquier momento terminan enrollando una extremidad.

  • Material eléctrico al alcance del caballo

 

  • Una bombilla puede parecer un objeto inofensivo, pero si está al alcance del caballo, algún día el caballo jugará con ella. Esto supone peligro de cortes y de descarga eléctrica. Lo mismo sucede con enchufes, interruptores y todo tipo de cables eléctricos.

  • Escasa ventilación y aislamiento térmico

 

Una cuadra mal aislada y mal ventilada puede sufrir una elevación de la temperatura ambiente en temporadas cálidas que puede deshidratar al caballo e incluso provocarle un golpe de calor.

 

  • Mal aislamiento de la zona de almacén de comida o del carro del pienso

 

  • Los caballos pueden escaparse del box, y lo que primero que hacen es ir en busca del pienso. El caballo podrá comer todo lo que quiera y la sobrecarga de comida lo convierte en un candidato a un cólico, a infosura y a otros problemas de salud.

 

  • Cierra y aísla la zona de almacén de tal modo que, si el caballo se escapa, no pueda acceder al pienso. Coloca los sacos de pienso dentro de un arcón con cierre o cierra el almacén de comida cuando termines de repartirla, y sobre todo por la noche, cuando hay menos vigilancia de las cuadras.

  • Redes para heno mal colocadas

 

  • Cuando ponemos el heno, este rellena la red y parece quedar elevada, pero a medida que el caballo come el heno, la red se estira y su parte baja puede enredarse en las patas del caballo. Elige la altura del enganche de la red cuando está vacía, así sabrás cuál es su máximo descenso.»

Fuente: Cómo evitar accidentes comunes en caballos por instalaciones inadecuadas del Blog de Pavo.

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Un comentario en «Seguridad en las Instalaciones Hípicas. (a)»

  • el 3 octubre, 2020 a las 8:22 am
    Enlace permanente

    Igualmente, la observacion directa de sesiones de equitacion dirigidas a personas con discapacidad puede ser de ayuda para facilitar el analisis de las caracteristicas de la tarea, del caballo y los materiales, e identificar las limitaciones para la practica para-ecuestres originadas por el contexto.

Los comentarios están cerrados.