Las Cigüeñas y los Dengues en el Campo Andaluz.

Las cigüeñas en la lejanía.

En este día soleado del mes de Enero, hemos podido observar dos fenómenos no habituales, sobre todo el de las cigüeñas, ya que los dengues es más normal una vez que ha salido el astro rey.
Cuando terminábamos el entrenamiento del día de hoy, ya que durante el recorrido poca atención podemos hacerle al paisaje y a los elemento que surcan los cielos, ya que toda nuestra atención va puesta en el suelo y en los elementos extraños que puedan aparecer por los caminos, para prevenir el bandazo ó el parón que nos puede hacer la yegua.
Pues cuando terminamos el recorrido y de vuelta hacia la cuadra, al paso para que se seque la yegua, divisamos en el cielo azul de esta mañana de invierno, una gran bandada de cigüeñas blancas, no las conté, pero más de cien, seguro que formaban este grupo que en formación elíptica, navegaban al son de las corrientes de aire que las llevaban en su recorrido de entrada en la península. Estas son alguna de las que han emigrado, pero que también tenemos una gran cantidad de ellas que no quieren abandonar nuestras tierras, ya que ó por las temperaturas actuales, ó por la alimentación que tienen en los basureros, nos acompañan durante todo el año y así las vemos cada día en las almenas del “difunto” Regimiento de Caballería Sagunto nº 7 de esta capital sevillana, que tan abandonado y medio destruido nos lo tienen las inclemencia del tiempo y el abandono por parte de las administraciones, arquitectura muy deteriorada y que nuestras cigüeñas tampoco ayudan a su conservación.
Las cigüeñas al cambiar el rumbo, cambiaban del color blanco al negro, según el ángulo con el que se mueven en ese circulo de traslación que las lleva a sus futuros campos de nidadas. Bonito espectáculo de estas cigüeñas destacándose en el azul del cielo andaluz.

Hacedora pendiente y los dengues bajo el olivo.

El otro bonito fenómeno del campo del día de hoy, es la floración de los dengues, así llamamos por estas tierras, a la amarilla flor del trébol, que después de unos día de aguaceros y en la mañana de hoy al salir ese sol invernal, han florecido en todo su esplendor,  haciendo que el campo amarillee con las bonitas flores del trébol.
El campo  va cambiando por días, empiezan a verdear los sembrados y las malvas empiezan a tapar las escombreras desagradables que los incivicos llenan por los caminos y veredas de nuestros recorridos de entrenamientos.
Que este agua y sol invernal ayuden a los agricultores y ganaderos a sobrellevar este mal negocio que es el del campo andaluz.
Saludos de Gabriel.

 

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *