Entrenamiento de Caballos de Raid de D. Eduardo Sánchez. 2ª Parte.

img-20130922-wa0000
Como os decía en el artículo anterior, este es el otro articulo de Eduardo Sánchez Delage, este ya más metido en el entrenamiento más avanzado, una pauta a seguir para conseguir buenos resultados y buenos caballos.
Estos artículos me recuerdan a mis inicios en el Mundo de la Resistencia Ecuestre, no se encontraba información por ningún lado, al menos no asequible a un novato que empieza en este mundillo, toda la vida con caballos, pero caballos de campo y paseo, pero cuando el tiempo y las circunstancias te permiten y quieres competir, al menos en aquella época ya remota, no había donde aprender una especialidad hípica en la que no habías mamado desde la juventud, cosa que hoy en día, los chavales nos dan mil vueltas.
Pues aquí tenéis otro articulo de Eduardo:

 

«ENTRENAMIENTO, PREPARACIÓN DEL CABALLO PARA COMPETIR ( 2ª parte)

  Antes de continuar, vuelvo a decir que lo que voy a contar es lo que yo hago, pero que lo he copiado de trabajos y estudios ya realizados. Lo único que procuro es matizar punto arriba o abajo personalizando ideas concretas en un caballo determinado.

 Cada caballo es distinto, física y psíquicamente, y está en nosotros el saberlo interpretar para poder sacarle el mayor rendimiento posible. Si los caballos fueran iguales, y se les pudiera aplicar los mismos planes de entreno, sería muy aburrido, pues se entrenarían por ordenador.
 
Lo que hay que conseguir es emplear nuestra inteligencia con el caballo noble y bruto y hacer realidad el dicho ”más vale maña que fuerza”.  Fijaros que siempre cuando doy fechas, velocidades, tiempos, edades… se ponen márgenes, es pues de cada entrenador ponerle los puntos a las íes.  Si no fuera de ésta forma, no tendría ningún aliciente éste deporte. El éxito radica en personalizar tus ideas en el caballo.
Dicho esto, quiero decir que aunque existen discrepancias –dentro de un orden- en las distintas formas de entrenar, en donde sí coinciden todos los planes es en que el entrenamiento debe ser :
GRADUAL Y PROGRESIVO.
 
Se da la paradoja que el raidista suele ser la primera norma que incumple.  Si nos iniciamos con un caballo joven – 4-5 años- vamos a necesitar un mínimo de 2-3 años para desarrollar su potencial aeróbico. Éste es uno de los grandes objetivos que tenemos que conseguirle al caballo de raid. Y no por ser bradicardico ya se ha conseguido.
No podemos dejar olvidado una serie de factores para conseguir dicho objetivo. Los tejidos blandos del caballo – músculos y sistema cardiovascular- necesitan 6-7 meses para formarse, los tejidos intermedios  – -ligamentos y tendones de 12 a 14 meses y los tejidos duros  –huesos– como ya comenté en el artículo anterior, 2 años.

 El que éstos tejidos estén bien formados va a ser crucial para el futuro de la salud deportiva del caballo. El ritmo de respuesta de los tejidos al trabajo de acondicionamiento, es proporcional al nivel de riego sanguíneo y de elasticidad existente en cada uno de los tejidos. Las modificaciones que buscamos en estos tejidos produciendo estrés tienen mayor éxito en los caballos jóvenes que en los adultos.

Tenemos que provocar el stress con el ejercicio, pero cuidado con no llegar a la fatiga. Ojo con valorar y trabajar un objetivo del caballo olvidándonos que siempre hay que trabajar al nivel que nos imponga el eslabón más lento No podemos correr en un Ferrari con ruedas de un “seiscientos”.

 INICIO: Hay que conseguir una base aeróbica mediante el trabajo de fondo lento. Estoy hablando de empezar a unos 10 kms/h. en una hora al paso y trote en sesiones de 5 días a la semana, y de ésta forma ir progresando hasta los 15 kms/h. Así pues los niveles de stress lo debemos de aplicar de forma progresiva tanto en el tiempo, como en la distancia, la velocidad y la intensidad.  Lo lógico es que éstos factores lo apliquemos combinándolos, de todas formas lo que sí es importante es que al primer síntoma de fatiga disminuyamos en primer lugar la velocidad y en segundo la intensidad, ya que éstos son los principales factores que pueden producir lesiones.

En un caballo normal creo que éste objetivo se puede conseguir en 4- 5 meses. A partir de aquí podríamos hacer en días alternos 14 kms por hora en una hora y un día a la semana hacerle 30 kms. a 10-12 kms/h.  Podemos tomar como referencia que el caballo una vez acabado el entrenamiento recupere la frecuencia cardíaca a 64 ppm en menos de 8 min. Cuando el caballo sea capaz de hacer 40 kms. a 15-16 kms/h. y recupere antes de los 10 min. a 56 ppm. creo que estaría preparado para afrontar su primer una * .

 Significar que los entrenos deben hacerse a velocidad constante, procurando mantener una velocidad uniforme para que el caballo aprenda a respirar a ese ritmo y su base aeróbica se desarrolle.

 Quiero matizar que porque el caballo esté preparado para hacer un raid 1* no debe hacerlo a más velocidad a la cual hemos estado entrenando. Es muy engañoso creerse que por haber obtenido la clasificación en una categoría superior a la que estabas, puedas correr como el que más. Podemos estar en primera división, pero de ahí a ganarle al Madrid o Barcelona, hay un gran trecho.

 Si hemos decidido competir en una 1* no por ello debemos de dejar de hacerle al caballo el trabajo de fondo lento, podemos tomar como referencia hacer a éste trabajo a 120-130 ppm.

 Ya, en la categoría de una estrella, con el caballo metido en 6-7 años debemos permanecer aproximadamente un año y realizarle unas tres pruebas, y si transcurrido éste periodo, hemos “aprobado”, nos plantearemos el ir a la Universidad, ( raid de 2* y 3*), para ello tendremos que analizar una serie de factores como son: las cosas buenas y las malas que hemos visto en los tres años de entreno, “cabeza”, aptitud, capacidad de sacrificio etc. y aquí procedería ir a que nos examine de la “selectividad“ nuestro amigo Paco Castejón en el Centro de Medicina Deportiva de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, para hacerle al caballo una valoración cuantitativa y objetiva de sus condiciones.

 Es muy normal en otros países clasificar y valorar a los caballos jóvenes después de hacerles un raid de 90 kms. A partir de aquí deciden su precio y futuro.

 Bueno, voy a terminar ésta segunda parte porque hay que cumplir la 1ª norma del entreno: gradual y progresivo, de lo contrario se acaba cansado y sin ganas de seguir el día siguiente.

 Espero, si no os he aburrido, continuar, y me quedo con el recuerdo D. Gabriel, de cuando en los primeros raids de mi hijo Eduardo, con 10 años aproximadamente, yo le decía que se arrimara a tí para que lo protegieras con tu caballo (*) árabe entero tordo rodado, labor que hacías desinteresadamente porque tú ya eras un CABALLERO.”

 Nuevamente gracias Eduardo por tus enseñanzas y tus elogios hacia mi persona, y siempre me ha gustado enseñar a los Jóvenes Jinetes y por supuesto protegerlos.
* Ese caballo tordo vinoso rodado, era mi caballo Val-Halcon, un caballo entero, criado en de la ganadería de Valdes Larrañaga, y con el que competí varios años.
Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *