Mi Yegua Hacedora me Lee el Pensamiento.

Hacedora Barefoot.

Mi Yegua Hacedora me Lee el Pensamiento.

Esta mañana, una calurosa mañana de un invierno raro, ya que cuando volvía del campo, el termómetro del estadio del Real Betis Balompie, marcaba 26º, una pasada de tiempo.  Pues esta mañana cuando realizaba uno de mis circuitos habituales y después de correr un poco y hacer otro poco de doma, pensé acercarme por los aledaños del Club Hípico Espigares, Club donde he dado los primeros cursos del Ciclo Final de Grado Medio de Técnico Deportivo de Resistencia, Orientación y Turismo Ecuestre, para saludar al profesor que me ha sustituido y ver a los alumnos por el campo, así que al llegar por el paso de peatones por donde tenia que pasar para salvar la circunvalación de Montequinto-Hipódromo,  Hacedora, sin hacerle ninguna petición, ni de riendas ni de pies, ella sola enfila para el paso de peatones y con solo haberlo pensado. Me quedé asombrado, ya que es un camino que no lo hacemos habitualmente, ya que está fuera de mis recorridos, ya que hay que pasar una doble carretera y no es prudente abusar de las zonas con mucha circulación.

Hace un tiempo, publique otro articulo sobre Hacedora, ya que paso algo parecido, pero esa vez si lo comente en voz alta. Salíamos de la cuadra, que está cerca de la casa de mis nietas, y le dije en voz alta  -!Hacedora, vamos a ver a las niñas que hoy es sábado y estarán en casa!- y al pasar por el carril cerca de mis nietas, ella sola hace la variante para visitar a las niñas y eso que no es lo habitual, ya que normalmente pasamos de largo por ese carril para adentrarnos en los campos por donde entrenamos. Cuando vamos de visita, a mis mellizas les encanta montarse en la yegua y dar un paseo por los aledaños de su casa que está en medio del campo. Se han aficionado, desde muy pequeñas, a montar con su abuelo y disfrutan con la afición a la hípica.

En el articulo anterior, comentaba que hay que tener cuidado con lo que le decimos a nuestros caballos, pero ahora hay que tener cuidado en lo que pensamos, ya que parece que nos adivinan el pensamiento.

Nunca dejaremos de admirarnos con las respuestas que obtenemos de nuestros amigos los caballos.

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *