La Importancia del Agua en la Alimentación del Caballo.

La Importancia del Agua en la Alimentación del Caballo.

La información que hoy me llega al correo con el artículo del Blog de Pavo, es muy importante para el caballo en general, pero para el caballo de Resistencia Ecuestre es primordial. La importancia del agua en la alimentación del caballo, y no solo en la alimentación, sino importantisimo para el equilibrio hídrico en el caballo de Raid. (El Equilibrio Hidrico en el Caballo de Raid.).

 

Hay que comentar varias de las aseveraciones que nos dan en este artículo, una es el no dejar a los caballos que beban todo lo que quieran en ciertas circunstancias.  «mientras su temperatura, respiraciones y pulsaciones sean muy altas tras un ejercicio intenso.» En los caballos que compiten en una prueba de Resistencia Ecuestre, estos parametros lo calcan casi todo los participantes y en nuestra especialidad, el caballo puede y debe de beber todo lo que se le apetezca, una de las máximas preocupaciones de un jinete, es que su caballo beba, ya que el no beber le puede llegar a un problema de deshidratación y el fin en esa prueba y si es muy grave, a la muerte del caballo.

 

Otra es la limpieza de los bebederos, los bebederos de bolla hay que revisarlos todos los días, ya que acumulan restos de paja, heno y pienso que ensucian mucho la calidad del agua si no son limpiados con frecuencia.

 

Este es el articulo del Blog de Pavo:

«La importancia del agua en la alimentación del caballo

El agua es el elemento más importante en la alimentación del caballo, ya que su privación provoca consecuencias mucho más nefastas y a corto plazo que la privación de otros nutrientes.

 

Además, en el Blog de Pavo veremos como la calidad del agua es tan importante como su cantidad.

 

Por norma general, un caballo que tenga agua de buena calidad y en cantidad suficiente beberá toda el agua que necesite para satisfacer sus necesidades metabólicas. Por eso, debe de suministrarse toda la que quiera y tenerla a su disposición de forma continua.

 

Solo hay un momento en el cual no se debe de permitir al caballo beber toda el agua que quiera, y es mientras su temperatura, respiraciones y pulsaciones sean muy altas tras un ejercicio intenso. Entonces es mejor permitir que solo beba una pequeña cantidad, continuar el enfriamiento y volver a posibilitar beber en pequeñas cantidades hasta que normalice la sed.

De qué depende la cantidad de agua necesaria para un caballo

Cantidad, tipo y calidad de alimento

 

La cantidad de agua necesaria aumenta a medida que aumenta la cantidad de materia seca que ingiere con el alimento. También se incrementa cuando aumenta la fibra, la proteína o la sal

Condiciones ambientales: temperatura, humedad

 

Las necesidades crecen a medida que aumentan la temperatura y humedad.

Ejercicio que realiza: reposo, entrenamiento, competición

Estado fisiológico: preñez, lactación

 

Las necesidades aumentan a medida que la gestación avanza o que la producción de leche crece.

Estado de salud

 

Los animales con fiebre o diarrea, o con enfermedades como el Cushing necesitan beber más que los animales sanos.

Peso y estado corporal

 

Es obvio que la cantidad de agua necesaria para el suministro de una ganadería de Falabellas no será la misma que para una ganadería de Shires. Pero ya no es tan obvio que los animales delgados tienen más requerimientos que los que están obesos, ya que la grasa tiene menos porcentaje de agua.

Edad

 

Los potros lactantes también pueden necesitar agua a parte de la aportada en la leche materna, así que deben de tener libre acceso a ella. Tal vez el bebedero de su madre esté demasiado alto, ¡cuidado!

 

Los caballos senior pueden requerir más agua ya que su riñón comienza a funcionar un poco peor por una insuficiencia renal crónica ligada a la edad.

 

Cuando se produce menos ingesta de agua que la necesaria para compensar las pérdidas, el caballo sufre deshidratación. Esta se puede prevenir con pequeñas pautas y comprobaciones.

Calidad del agua del agua de bebida

 

No solo es importante la cantidad suministrada, sino mantener el agua fresca y limpia para evitar contagiar enfermedades y generar mal sabor.

 

Los sabores desagradables pueden hacer que los caballos se nieguen a beber a pesar de tener agua abundante y de apariencia limpia.

 

El agua estancada, por ejemplo, de bañeras, supone que las algas puedan crecer fácilmente. Ciertas algas no representan peligro, pero es imposible diferenciar las algas “buenas” de las algas azulverdosas o cianobacterias, que producen toxinas.

 

Por eso es mejor limpiar semanalmente los bebederos grandes, y eliminar las algas.

 

El virus de la rinoneumonitis equina persiste durante mucho tiempo (más de una semana) en aguas estancadas como las de los baldes, bañeras u otro tipo de bebederos comunitarios con mucha reserva de agua. Lo mismo sucede con otros microorganismos patógenos.

 

El mejor sistema para suministrar agua fresca y limpia son los bebederos automáticos, siempre que estén bien supervisados por si hay obstrucciones, roturas o cualquier otro problema que corte el suministro de agua.

 

¿Has analizado alguna vez el agua que beben tus caballos?

 

Si el agua proviene de la red de agua pública, estará controlada sanitariamente, pero si proviene de un pozo o arroyo, deberías de pedir a un laboratorio que la examine, pues puede contener sustancias nocivas en cantidades no aceptables para la salud del equino.

 

Los pozos pueden estar contaminados por las filtraciones de agua desde la superficie de la propia ganadería, que arrastra fertilizantes, microorganismos provenientes de los propios estiércoles, productos químicos que se usan en control de plagas, etc.

 

En ciertas zonas, la salinidad también puede ser un problema.

 

Las inundaciones o lluvias abundantes pueden traer residuos de la actividad humana desde zonas lejanas hasta el pozo de suministro de la ganadería, sobre todo estiércoles no controlados o fertilizantes.

 

En el caso de suministro de agua mediante arroyos, es fácil la llegada de leptospiras y giardias, provenientes de orina y heces de otros animales que habitan el cauce, que produzcan leptospirosis y diarreas.

 

Los arroyos también aumentan la presencia de mosquitos y, por lo tanto, las consecuencias de sus picaduras, como contagio de enfermedades o desarrollo de dermatitis alérgicas.

 

 

Los ríos son una fuente inestable de suministro porque el descenso de altura del agua durante la sequía puede convertirlos en inalcanzables desde la orilla; o reducir la superficie accesible, y que los caballos más dominantes impidan beber a los más bajos en el rango social. O pueden helarse con el frio del invierno; o convertirse en trampas de barro con las fluctuaciones.»

 

Fuente: Blog de Pavo La importancia del agua en la alimentación del caballo

 

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *