Evaluación del Aparato Respiratorio en Atletas Equinos.

Evaluación del Aparato Respiratorio en Atletas Equinos.

Ramón Andrés López (UNLP) durante la Conferencia Internacional de Equinos de Deporte CICADE 2014,  habla de las alteraciones del aparato respiratorio, vías aéreas superiores, vías aéreas inferiores y métodos complementarios para examinar al caballo.
Un articulo que nos enseña las posibilidades que tenemos para valorar a nuestros caballos  de Resistencia Ecuestre.
Este es el articulo de Ramón:
«Alteraciones del Aparato Respiratorio.
Las alteraciones respiratorias que
limitan el rendimiento deportivo del equino, son las segundas en
importancia, después del aparato locomotor. Es necesario aclarar que
habrá caballos con patologías respiratorias que no afectarán su
capacidad deportiva dependiendo de la disciplina que realicen. Por regla
general los caballos destinados a las carreras tienen mayores
requerimientos de aire y muestran limitaciones en el ejercicio  con
lesiones que no son aparentes en el reposo (los Trotones o Pura Sangre);
mientras que aquellos que no están sometidos a una actividad extenuante
muestran mayor obstrucción de las vías aéreas antes del ejercicio (o en
reposo).
Los propietarios tienen mayores pérdidas
económicas cuando las enfermedades respiratorias interrumpen los
programas de entrenamiento de los caballos o cuando éstos deben ser
retirados debido al daño pulmonar provocado por las mismas. De esta
manera, la detección precoz y el tratamiento de los problemas
respiratorios son esenciales para el rápido regreso de la actividad de
los animales de alto rendimiento. Y, de acuerdo a lo dicho
anteriormente, también resulta importante entonces, reconocer a qué tipo
de entrenamiento está expuesto el caballo en su actividad/disciplina
para planificar los programas de rehabilitación apropiados con el fin de
dar un pronóstico certero.
Si bien, tiempo antes, muchos hallazgos o
la falta de ellos durante el examen estático de las vías aéreas eran
extrapolados para poder indicar qué ocurría de forma dinámica durante el
ejercicio, hoy en día ya no necesitamos extrapolarlos; sino que podemos
saber cuáles de estos son relevantes bajo condiciones dinámicas durante
el ejercicio gracias a la aparición de los exámenes en treadmill.
Muchos caballos con obstrucción de las vías aéreas no presentaban ruidos
respiratorios anormales y no tenían anormalidades en reposo. Tampoco
todas estas causaban obstrucción. Por lo tanto, estos estudios enfatizan
la importancia de las pruebas de ejercicio estandarizadas (sobre una
cinta de prueba de alta velocidad) para identificar el problema y la
evaluación endoscópica de las vías aéreas superiores sobre la cinta
prueba (endoscopia en ejercicio), junto con una historia completa, una
reseña y examen físico completo de estos pacientes.
Vías aéreas superiores:
La vía aérea superior de los equinos es
única ya que sólo respiran con eficiencia a través de la nariz y usan la
boca como último recurso. La respiración nasal obligada es el resultado
del sellamiento producido entre el paladar blando y los cartílagos
laríngeos. Esto implica que la obstrucción de los pasajes nasales sea
particularmente crítica en esta especie debido a que no se la puede
saltear con facilidad por medio de la respiración bucal.
Las vías aéreas contribuyen en gran
parte con la resistencia total al flujo de aire dentro del aparato
respiratorio. La resistencia producida en un caballo en reposo
constituye alrededor de un 30-40% de la resistencia total al flujo del
aire; por lo tanto pequeñas reducciones del tamaño de la vía aérea
conducen, a largo plazo, a grandes incrementos de esa resistencia
provocando un esfuerzo mayor y conduciendo a signos clínicos de
intolerancia al ejercicio o disnea.
Durante la inspiración, la presión
dentro de las vías aéreas superiores es negativa en relación con la
atmosférica; durante la espiración, es positiva. La mayoría de las
estructuras de las vías aéreas superiores presentan un soporte rígido
dado por los cartílagos o huesos y no se afectan por estos cambios de
presión. Sin embargo, las estructuras soportadas por músculo (ollares,
paredes de la faringe y cartílagos aritenoides) se movilizan hacia el
centro de la luz durante la inspiración. Lo que explica por qué, en el
caballo en reposo, la resistencia que aportan las vías aéreas superiores
durante la inspiración es de alrededor de un 50% mayor que la ejercida
durante la espiración. Durante el ejercicio se generan cambios de
presión superiores a los observados en reposo; por lo tanto durante un
ejercicio intenso la resistencia inspiratoria total puede ser dos veces
más alta que la resistencia espiratoria total.
Cuando un caballo realiza un ejercicio,
el flujo de aire que pasa a través de las vías aéreas superiores aumenta
de 4 L/seg en reposo, a 75 L/seg. El flujo de aire a este nivel es
turbulento. El aumento de la turbulencia del flujo a través de un
conducto fijo incrementa la resistencia; sin embargo cuando el caballo
comienza el ejercicio las vías aéreas superiores se dilatan para
mantener así una resistencia constante. Esta dilatación se logra por la
dilatación de los ollares y de otras estructuras sin soporte, ordenando
la porción superior de las vías aéreas y la vasoconstricción producida
dentro de la mucosa vascular.
La obstrucción de las vías aéreas
superiores puede ser estática o dinámica. La estática es aquella que se
presenta tanto en reposo como en el ejercicio y causa disneas
inspiratoria y espiratoria; mientras que la dinámica se presenta sólo
durante el ejercicio y generalmente al final del esfuerzo físico y
produce disnea inspiratoria.
En los caballos normales, la tendencia
que tienen los tejidos blandos a colapsarse hacia el centro de la luz se
contrarresta por medio de la actividad muscular. En las enfermedades
que disminuyen el tono muscular, como la hemiplejía laríngea, el colapso
dinámico de las estructuras blandas sin elementos de soporte  puede
causar disnea inspiratoria y limitaciones del flujo. De esta manera el
flujo de aire se mantiene constante a pesar del aumento del esfuerzo
inspiratorio.
En los caballos con hemiplejía laríngea
idiopática, los cambios de la presión dentro de la luz de las vías
aéreas superiores no son suficientes como  para causar un colapso
dinámico en reposo; pero al efectuar el galope se genera una presión
traqueal de hasta 60 cm de agua en la inspiración, conduciendo a la
disnea intensa y limitación del flujo. En forma similar, muchos caballos
con desplazamiento dorsal del paladar blando son asintomáticos en
reposo o durante un ejercicio moderado. Durante ejercicios fuertes de
alta intensidad se rompe el sello paladar blando-epiglotis y el primero
se desplaza hacia dorsal dentro de la luz faríngea y es característico
escuchar un sonido similar al de un gruñido de chancho, causado por la
vibración del borde libre del paladar al pasar el flujo de aire.   
Las obstrucciones de las vías aéreas van
acompañadas de ruidos en todos los caballos pero no todos los caballos
con ruidos respiratorios presentan intolerancia al ejercicio; sino que
la presencia de ruidos aumenta la probabilidad de que la obstrucción sea
la responsable de la intolerancia en comparación con caballos con baja
performance sin ruidos respiratorios. La presencia del ruido generado y
sus características pueden aportar datos acerca del sitio y la
naturaleza de la obstrucción. Así mismo el nivel de ejercicio (de menor a
mayor intensidad) para generar ruido puede dar una idea de la magnitud y
la localización de la lesión. Hay ruidos que aparecen una vez que se
alcanza determinado nivel de performance y se mantienen a lo largo de
todo el ejercicio mientras se mantenga la misma intensidad.  
Vías aéreas inferiores:
Como ya dijimos las afecciones del
aparato respiratorio, después del aparato músculo esquelético, son las
principales causas que producen baja performance, interrumpen el
entrenamiento y provocan el retiro prematuro de la actividad de los
equinos. Con respecto a las vías aéreas inferiores es necesario hacer la
división de las afecciones de tipo obstructiva y restrictiva. Las
primera impide el pasaje de aire pero el parénquima pulmonar funciona
normalmente; en cambio en las de tipo restrictivas, lo que se encuentra
afectado es el parénquima pulmonar (no pudiendo expandirse o relajarse)
para permitir mayor entrada de aire; lo que resulta en una intolerancia
al ejercicio en ambos casos.
La Inflamación de las Pequeñas Vías
Aéreas (IPA) y la Hemorragia Pulmonar Inducida por el Ejercicio (HPIE)
son las condiciones más comunes del aparato respiratorio inferior
asociadas con la baja performance en caballos deportivos; y, en menor
grado la Obstrucción Recurrente de las vías aéreas (ORA) es una causa
común de la intolerancia al ejercicio de los caballos de edad media.
Un gran número de prácticas de manejo y
entrenamiento predisponen a los caballos a desarrollar enfermedades
infecciosas y no infecciosas que afectan su performance. El caballo de
carrera joven  está expuesto de forma frecuente a patógenos virales
respiratorios que alteran los mecanismos de defensa pulmonar a través
del daño que producen alterando el barrido mucociliar, destruyendo los
tejidos linfoides asociados a bronquios (BALT) e inhibiendo la función
de los macrófagos alveolares. La regeneración del aparato mucociliar
requiere de 3 semanas una vez resuelta la enfermedad para recuperar su
función y los equinos de carrera rara vez están ese tiempo en reposo. El
ejercicio extremo y el transporte de larga distancia perjudican la
función de los macrófagos pulmonares y la función linfocítica periférica
y promueven la inhalación profunda de partículas de polvo.
La presencia de sangre en el parénquima
pulmonar, como ocurre en la HPIE, inicia una respuesta inflamatoria
resultando en bronquiolitis e inflamación de las vías aéreas. Las vías
inflamadas son frágiles y están más predispuestas a padecer hemorragias
durante el ejercicio; por ende episodios repetidos de HPIE parecen crear
una inflamación del tracto respiratorio inferior autoperpetuante. 
Las defensas pulmonares deterioradas, la
exposición a irritante y episodios de HPIE no sólo predisponen al
caballo a desarrollar inflamación de las vías aéreas bajas; sino que
también promueven desarrollo de neumonías y pleuroneumonías fulminantes
que pueden resultar en una recuperación prolongada, daño pulmonar
permanente, retiro prematuro de la actividad deportiva o la muerte.
Métodos complementarios para examinar al caballo:
Endoscopia
Es un método complementario muy
utilizado para el diagnóstico de problemas respiratorios, y es el método
complementario de diagnóstico de primera elección para la evaluación de
las vías aéreas superiores. Además del examen visual de las vías aéreas
(Rinoscopia, Laringoscopia, Broncoscopia), mediante este método, se
puede inspeccionar los senos paranasales (Senoscopia) y las bolsas
guturales. Este método también nos permite la evaluación dinámica del
tracto respiratorio, mediante el uso de la endoscopia a altas
velocidades en cintas.
Las alteraciones que se pueden hallar mediante el uso de endoscopia respiratoria son:
  • Cavidad nasal: pólipos, tumores nasales, micosis, contenido
    hemorrágico o purulento, palatosquisis (la hendidura palatina es un
    defecto congénito).
  • Coanas: atresia coanal (defecto congénito).
  • Senos paranasales: a pesar de que es complicada su inspección, se
    puede observar secreción proveniente del orificio (purulenta,
    sanguinolenta, mucosa).
  • Región etmoidal: hematoma etmoidal.
  • Faringe: hiperplasia linfoidea faríngea, luxación del paladar
    blando, estrechamiento faríngeo, quiste subepiglótico, atrapamiento
    epiglótico, desplazamiento rostral del arco palatofaríngeo.
  • Laringe: hemiplejía laríngea idiopática izquierda, atrapamiento
    ariepiglótico, desvío axial de los pliegues ariepiglóticos, hipoplasia
    del cartílago epiglótico, retroflexión de epligltis, condritis
    aritenoidea.
  • Bolsas guturales: presencia de secreción a través de sus aberturas
    (hemorragia, pus), empiema, micosis, hematoma, masas fibrino-necróticas,
    infartos y fístulas de los ganglios retrofaríngeos.
  • Tráquea: contenido mucoso, mucopurulento o pus dentro de la luz, secreción sanguinolenta, colapso o estrechamiento traqueal.
  • Bronquios: carina edematosa, secreción mucosa, sanguinolenta,
    purulenta, mucosas congestivas, hemorragia pulmonar inducida por el
    ejercicio.
Endoscopias en ejercicio
Muchas de las alteraciones del aparato
respiratorio del equino no se presentan en reposo, por eso que es se
necesita realizar endoscopias en ejercicio, con lo cual se puede
diagnosticar en algunos casos alteraciones de las vías aéreas superiores
en dinámicas, en la cual nos puede confirmar lo hallado en reposo o
descartarlo.
Lavado roncoalveolar
El lavado broncoalveolar (BAL) es un
método poco invasivo, que permite la colecta de muestras (células,
secreciones y enzimas) de las porciones más distales del tracto
respiratorio, incluyendo los alvéolos, por medio de la infusión de un
líquido isotónico, con su inmediata aspiración. El material obtenido del
BAL permite estudios citológicos, estudios de función y actividad
celular, más allá determinaciones bioquímicas, como por ejemplo dopaje
de inmunoglobulinas, enzimas y surfactante; su citología posee una buena
correlación con los hallazgos histopatológicos y su cultivo puede ser
indicado en raros ocasiones. La técnica es frecuentemente utilizada para
el diagnóstico de procesos inflamatorios difusos, de múltiples sitios
y/o crónicos; como inflamación de las pequeñas vías inflamatorias
(IPA/SAID), obstrucción recurrente de las vías aéreas (ORA/RAO),
hemorragia pulmonar inducida por el ejercicio (HPIE) y neumonías. En
estos casos, las muestras obtenidas son representativas de todo el
pulmón y permite, a su vez clasificar y diferenciar la naturaleza
inmunológica de la repuesta pulmonar a diferentes antígenos, basándose
en el porcentaje de células inflamatorias presentes.
Para el conteo diferencial, se evalúa un
mínimo de 300 mililitros de solución fisiológica y los valores
citológicos son expresados en porcentaje. Varios estudios fueron
realizados con el intento de estandarizar los valores de referencia de
la citología obtenida del fluido del BAL de equinos clínicamente normal.
Estos son los valores que tomamos como referencia:
Macrófagos 40 – 70%, linfocitos 15 –
40%, neutrófilos < 5%, eosinófilos < 0,5%, mastocitos < 2%,
células epiteliales < 0,5% y hemosiderofagos < 2%. Estos valores
son promedios de varios trabajos que según las técnicas dan sus
referencias.
Los principales patrones de células del
BAL en las enfermedades respiratorias de los equinos, se presentan de
esta manera, en el IPA se caracteriza por el incremento de los
Mastocitos > al 2%, y en la mayoría de las veces con un aumento de
los macrófagos activos. En el ORA se observa un aumento en la cantidad
de moco, celularidad y un alto porcentaje de neutrófilos intactos, en
algunos casos con valores medios de 44,8 +/- 7,3%. La presencia de
macrófagos conteniendo eritrocitos en mal estado o productos de
degeneración de hemoglobina (hemosiderofagos) en el BAL nos provee una
evidencia de HPIE. En infecciones virales ocurre una exfoliación del
epitelio de revestimiento de las vías aéreas, siendo evidenciadas por
medio de células ciliadas.
Para que sea posible la comparación de
las muestras obtenidas por el BAL, con los valores de referencia, los
acontecimientos durante la colecta deben ser llevados en consideración.
Aunque el BAL ofrezca informaciones importantes, debido a las
variabilidades existentes en su citología, es imprescindible que se
analice junto con la signología presentada por el animal.»
En este enlace tenéis un vídeo de toda la conferencia del Dr. López Ramón Andrés:

Evaluación del aparato respiratorio en atletas equinos – Engormix.

Fuente: Engormix.
Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *