Mi Crónica del XXV Raid Hípico de la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

Mi Crónica del XXV Raid Hípico de la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

En un Raid especial para mí, ya que es el último de mi carrera como Juez de Raid, pues en este  XXV Raid Hípico de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), con una buena participación de binomios y más jinetes que caballos, ya que desde la Escuela del Club Hípico de Lebrija, traían un gran número de alumnos y aficionados al Raid de Iniciación de 20 Km. Y en la asistencia a los 10 Km, cambiaban de jinete que seguían con la competición. Una alegría ver a tanto niño compitiendo, aunque fuera en la prueba pequeña, pero en toda disciplina hay que empezar y estos empiezan en el mundo de la Resistencia Ecuestre.

                                                Los albores de día empiezan en los Pinares de la Algaida.

Llegamos en noche cerrada a los aledaños de la Ermita de la Algaida, este bonito entorno de pinares y bosque mediterráneo, donde el lentisco, si no es el Rey, le sigue muy de cerca al pino piñonero, que en abundancia domina el paisaje. Lentisco que se encuentra muy verde y bonito con sus “frutos” rojos y morados, y tan protegido de la mano del hombre, que me he quedado sorprendido, al ver las corbatas de tela, si de tela, habéis leído bien, se acabó el plástico dentro de un entorno natural, y no solo las exigencias hacia el C.O. de la calidad de las corbatas, sino el mecanismo de colocación de estas, tienen que ir anudadas en una caña clavada al suelo, ya que no se puede anudar nada a los lentiscos y matorral mediterráneo.

Pero este C.O. no solo cumple con las nuevas normativas del NO PLÁSTICO, sino que cumple y con tiempo récord, la recogida de las señalizaciones tras el paso de los caballos, me preguntaba con insistencia el responsable de la retirada de señales, por las fases que ya no volverían a caminar los caballos, para ir retirándolas. A la finalización de la prueba, no quedaba una señal del raid en los Pinares de la Algaida. Pero a no todas las organizaciones se les mide con el mismo rasero, cuando abandonaba el pinar, ya no quedaban, ni corbatas de tela, ni cañas portadoras de las corbatas, ni flechas de los distintos colores indicativas de cada fase, pero si vi una serie de corbatas de PLÁSTICO, rojas y blancas, de una longitud excesiva colgando de los bonitos y protegidos lentiscos, que, por lo visto, serían las señales de una prueba ciclista que se corría el sábado.

Las nuevas normativas hay que aplicarlas a todas las disciplinas, ¿si al mundo del Raid se les piden tantos requisitos legales, porqué a una prueba ciclista no se mide con el mismo rasero?.

Y dejando las normativas a un lado, pero que afectan mucho a un C.O. y las facilidades de trabajo que hay que valorarlas. Vamos con lo nuestro que es contar lo que paso en esta bonita prueba.

                                                                              Amaneciendo en el Pinar de la Algaida.

Amanecía esta mañana, con un bonito sol apareciendo entre los pinos y monte bajo, que saludaba a los primeros jueces y veterinarios de la prueba, las pistas del Vet-Gate, aplanadas y pintadas para pasar el previo a los primeros caballos madrugadores. Llegaba Eduardo Alguacil, que habituado a sus fríos granadinos, no necesitaba botones de su camisa para aparecer como si del verano se tratara, cuando algunas veterinarias lucían sus bonitas grandes bufandas protectoras del frio amanecer. Eduardo revisaba las pistas que el día anterior había estado arreglando. Yo pinte las líneas del Vet-Gate, para que los mañaneros cubos de las asistencias  no invadieran los aledaños del control veterinario.

Fueron llegando jueces y veterinarios para inscribir a los participantes de las distintas pruebas. ¡Que falta hace normalizar las inscripciones, por normativa!, es un trabajo que los cronometradores agradecen, y los C.O. que pueden hacer una valoración de las necesidades logísticas de cada prueba. En este caso, y por la experiencia acumulada, Patricia insta, aconseja y pide a los participantes, de manera particular, que les manden el nombre del jinete, del caballo y de la prueba que quiere correr, así se lleva mucho camino adelantado, cosa que sería normal y deseable, que fuera institucionalizada de manera oficial en beneficio de la seguridad de cada inscrito. Ya que sería un control, antes de la prueba, de que ese binomio puede competir en la categoría que solicita correr y más aun con las nuevas normativas que se aprobaran pronto.

La primera carrera que se le dio la salida a la 9 horas de este Día de la Constitución, fue  a los 13 participantes en la prueba del CETO* de 80 Km. Que deberían seguir las corbatas de tela azul por las tres fases de esta prueba con la dirección correcta a seguir con las flechas de los colores de cada fase, roja de 36 km, azul de 24 km y amarilla de 20 km.

A las 10 h, saldrían los 6 binomios de la prueba del CET* de 80km de velocidad libre, siguiendo las huellas por las mismas fases y colorido de las flechas de colores de las fases de la prueba que le antecedió. Y siguiendo la buena dirección con las corbatas azules de tela.

Los participantes del CET-Promoción de 60 Km, salieron en dos grupos, los primero salieron a las 10,45h, 8 binomios y a las 10 h, salieron dos binomios que venían desde Málaga y por problemas logísticos y de carreteras llegarían más tarde, pero Luis, preocupándose de los participantes de su Equipo Rojo, mantenía las esperanzas que llegarían a tiempo, este es el sinvivir de los responsables de los equipo que traen tantos alumnos y aficionados a estas pruebas, y Luis e Iris, no faltan a la principales pruebas con ese colorido de camiseta y equipo rojos de su Equipo.

Y hablando de carreteras, sería interesante que a quien corresponda, el adecentar un poco los viales de acceso al Pinar de la Algaida, por los dos lados, por la carretera de la sal y por dentro del pinar y el ejemplo lo hemos tenido en esta mañana en las carnes, mejor dicho en la rueda del coche de nuestra amiga y Juez, presidenta del jurado de campo, Pepa, que por sortear un gran bache, dio con la rueda de su coche con un marmolillo y adiós coche moderno que ya no traen ni rueda de repuesto, en fin retraso, penas y la grúa llevándose el coche a sus lomos.

A las 11 horas saldrían los 7 participantes del CET-Promoción de 40 Km. Para recorrer las dos fases de flechas amarillas de 20 Km. Y seguir las indicaciones de las corbatas de tela azules.

  Y finalmente saldrían los 38 caballos en distintos grupos, los participantes de las escuelas del “Cojo Rosa”, del Club Hípico de Lebrija y demás participantes del Raid de Iniciación de 20 Km. Para recorrer estos Km, de una fase con flechas amarillas y corbatas de tela azul.

Tras finalizar la prueba, con algún pequeño incidente, entre ellos una caída con rotura de casco, pero sin consecuencias de lesiones, (El Casco Salva Vidas.). Y con dos problemas de caballos escapados, uno como si fuera un caballo de rodeo y otro con la fuga de tres caballos asustados, que gracias a Dios, no causaron víctimas.  Hay que enseñar a los Jóvenes, los cuidados que hay que tener con el control de los caballos, aunque estén descansando, ya que cualquier motivo extraño, los puede hacer desencadenar una escapada con el peligro que esto supone.

 Las asistencias sanitarias allí presente, creo, al menos no me llego constancia de su actuación y ellos al final me preguntaron si se podían retirar al terminar  la prueba.

                                                  Mesa con los premios de las distintas pruebas y de la FAH.

Para finalizar el día, fue la entrega de premios a todos los participantes, medallas, trofeos, regalos y el clásico Jamón, que se le concede al participante más joven, este año ha recaído en dos grandes jinetes, Belén y Nacho, del Equipo Rojo, que como mellizos, se llevaron, a rastra el preciado jamón que regala la señora mayor de todos los años.

      Belén y Nacho con la señora donadora del jamón, a los mellizos , por ser los más jóvenes competidores.

También se entregaron, por parte de la Federación Andaluzas de Hípica, los trofeos correspondientes a las Ligas de Raid de Jinetes y caballos de dicha federación, que con este raid finalizaba el ciclo clasificatorio.

                                                                        Entrega de las placas por parte del C.O.

Y como colofón último se realizaron las entregas de dos placas de agradecimiento, una a un colaborador de estos XXV años del Raid en Sanlúcar, como responsable de los servicios comunes e imprescindibles en toda prueba y la otra a mi persona por mi trabajo en la disciplina, unas palabras emocionantes que me dirigió Eduardo Sánchez por mi recorrido por este raid, como jinete, juez y como portavoz de la disciplina con mi Blog El Raid. Un homenaje que agradezco a todo el C.O. así como su valedor Eduardo, Y todo esto viene antecedido por la distinción, que en su día me hizo el C.O. del Raid de Carmona, que me entrego otra placa por los mismos motivos y que también agradezco públicamente, ya que en aquel raid no hubo crónica por mi falta de información, ya que recluido todo el día en la Salida-Meta, no se puede recolectar mucha información de una prueba tan importante como fue la de Carmona y que vendrá  una prueba mayor a esta ciudad como será el Campeonato de España de 2020.

Y hasta la próxima crónica, ya como observador externo y aficionado a la Resistencia Ecuestre.

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *