Laminitis ó Infosura.

Durante tantos días de competición en este VI Kaliber-Andalucia, la relación con todos los participantes, jueces y veterinarios, es muy estrecha, ya que pasamos muchísimas horas juntos y la amistad brilla en todo su esplendor.
Aprovechando esta amistad con Jero (Jerónimo Egea) y Juan Roldan, les pedí un articulo que fuera informativo y a la vez educativo para los jinetes de Raid, ellos rápidamente y con las nuevas tecnologías, me lo pasaron a mi correo, durante la carrera el tiempo es escaso, para poder editar otros artículos que no sean los de la prueba, pero nada mas terminada esta, aprovecho la ocasión para editarlo y a la vez darles las gracias por la rapidez y por el articulo en si, que espero sirva a los jinetes.
Este es el Articulo de Jero y Juan:
«Cada día, los veterinarios a lo largo de país ven cientos de casos de laminitis (o infosura), una enfermedad dolorosa que afecta al dedo del caballo. Pero algo que es especialmente alarmante es que muchos de estos casos son evitables. De hecho, se podría decir que estamos matando a nuestros caballos sin darnos cuenta.
Hay que considerar que una causa común de la laminitis es la sobrealimentación, un factor de manejo que normalmente está bajo control del propietario.
Aprendiendo un poco sobre la laminitis, sus causas, signos clínicos y su tratamiento, usted podría ser capaz de minimizar los riesgos de laminitis en su caballo, o controlar los daños a largo plazo si la enfermedad aparece.
DEFINICIÓN DE LAMINITIS O INFOSURA
La laminitis es la consecuencia de la interrupción (constante, intermitente o en un periodo de tiempo corto) del flujo de sangre hacia las láminas sensitiva e insensitiva del casco. Estas estructuras laminares dentro del pie unen el tejuelo o falange distal (hueso con forma de cuña dentro del casco) a la pared del casco. La inflamación con frecuencia debilita permanentemente las láminas e interfiere en la unión casco/hueso. En casos graves, el hueso y la pared del casco pueden llegar a separarse. En estas situaciones, el tejuelo puede rotar dentro del casco, siendo desplazado hacia abajo, e incluso puede penetrar la suela del casco en alguna ocasiones.
Leve, Moderado, Grave
La laminitis puede afectar a una o a varias extremidades, pero lo más frecuente es que se de en las extremidades anteriores.
CAUSAS
Mientras que los mecanismos exactos por los cuales se produce el daño al pie no son bien conocidos, se sabe que hay ciertos acontecimientos que pueden producir laminitis. Aunque la infosura aparece en el pie, la causa subyacente suele ser con frecuencia una alteración en otra parte del cuerpo del caballo. Las causas son muy variables, y pueden incluirse las siguientes:
  • Trastornos digestivos debido a sobrecarga de grano o cambios bruscos en la dieta.
  • Acceso repentino a grandes cantidades de forraje fresco, antes de que el sistema del caballo haya tenido tiempo de adaptarse.
  • Liberación de toxinas en el torrente circulatorio del caballo.
  • Cualquier enfermedad que cause fiebre alta o alteraciones metabólicas graves.
  • Cólico.
  • Retención de placenta en la yegua después del parto.
  • Beber agua muy fría en un caballo hipertérmico.
  • Golpeo excesivo en el pie.
  • Sobrecarga de peso en una extremidad debido a una lesión en otra extremidad o a cualquier otra alteración en los aplomos o andares normales.
  • Enfermedades primarias (que afecten directamente) del pie.
  • Uso prolongado o altas dosis de corticoides.
FACTORES DE RIESGO
Los factores de riesgo que incrementan la susceptibilidad de los caballos a padecer laminitis o a aumentar la gravedad de la lesión una vez que ha aparecido incluyen los siguientes:
  • Razas pesadas, como caballos de tiro
  • Sobrepeso
  • Dieta excesiva
  • Ponys
  • Atracones de grano, por ejemplo, cuando el caballo se escapa y tiene acceso al saco o la cubeta donde se almacena el grano (si esto ocurre, no esperar a que aparezcan los síntomas para llamar al veterinario. Llamarlo inmediatamente ya que una rápida y correcta actuación del veterinario puede evitar el problema).
  • Caballos que han tenido episodios previos de laminitis

SINTOMATOLOGÍA
Entre los signos clínicos de la laminitis aguda se incluyen los siguientes:
  • Cojera, especialmente cuando el caballo gira en círculos.
  • Calor en el casco.
  • Aumento del pulso digital.
  • Dolor en la zona de la punta de la ranilla cuando se aplica presión con unas pinzas de casco.
  • Resistencia al andar (andan doloridos) Si el animal no quiere caminar cuando lo obligamos camina con pasos medidos cortos y rápidos.
  • Postura antiálgica (para aliviar el dolor estiran las extremidades anteriores hacia delante y las posteriores también hacia delante).
  • Cuando está afectado en las cuatro extremidades el dolor y la molestia es tan fuerte que el animal se acuesta.
 Los signos clínicos de la laminitis crónica incluyen los siguientes:
  • Formación de anillos o surcos en la pared del casco.
  • Andar anormal.
  • Formación de seromas o abscesos en la línea blanca.
  • Deformaciones en los cascos:
    • Aplanamiento en incluso abombamiento de la palma.
    • Crecimiento anormal del casco, los talones crecen más rápido que el resto del casco, y el casco toma la apariencia de “las zapatillas de Aladín”.
TRATAMIENTO
Cuanto antes comience el tratamiento, mejor será la posibilidad de recuperación. El tratamiento va a depender de cada circunstancia en particular, pero podría incluir los siguientes puntos:
· Diagnóstico y tratamiento del problema primario (la laminitis con frecuencia es debida a un problema sistémico o en cualquier parte del cuerpo).
· Restricción de la dieta.
· Tratamiento con aceite mineral con sonda nasogástrica, para purgar el tracto digestivo del caballo, especialmente si ha tenido una sobrecarga alimentaria.
· Administrar fluidos si el caballo está deshidratado.
· Administración de otros fármacos; como antibióticos para luchar contra la infección, antiendotóxicos para reducir la toxicidad bacteriana; anticoagulantes y vasodilatadores para reducir la presión sanguínea mejorando el flujo de sangre al pie (los corticosteroides están contraindicados en la laminitis, ya que estos pueden actuar causando laminitis o empeorarla si ya existe).
· Estabular al caballo en un suelo blando, por ejemplo de viruta o arena, y estimular al caballo para que se tumbe, y así aliviar la presión sobre las láminas dañadas y debilitadas.
· Abrir y drenar todos los abscesos que se puedan formar.
· Cooperación entre el veterinario y el herrador (realizando técnicas de recorte de cascos, soportes de ranillas, herraduras terapéuticas…).
PERSPECTIVAS A LARGO PLAZO
Muchos caballos que desarrollan laminitis pueden tener una recuperación sin complicaciones y llegar a tener una larga vida útil. Pero desgraciadamente, otros llegan a padecer una laminitis mucho más grave, con daños irreparables que hacen que se opte por su sacrificio humanitario.
Su veterinario puede proporcionarle información de la condición en la que se encuentra su caballo basándose en el uso de radiografías y/o la respuesta al tratamiento. Las radiografías muestran el grado de rotación del tejuelo.
Esto le ayudará a tomar una decisión que sea la mejor para su caballo y ayudará al herrador con el herraje terapéutico.
MANEJO DEL CABALLO CON LAMINITIS
Es importante conocer que, una vez que el caballo ha tenido laminitis, puede ser probable que esta se repita. De hecho, algunos casos llegan a ser crónicos debido a que el tejuelo a rotado dentro del pie y porque la lámina nunca recupera su fortaleza original. También puede haber interferencias con el flujo de sangre normal del pie, así como cambios metabólicos en el caballo. Se recomiendan algunos cuidados extras para estos caballos que hayan padecido laminitis, entre los que se incluyen:
· Dieta que proporcione una adecuada nutrición basada en forrajes de alta calidad, sin exceso de energía, especialmente de grano.
· Cuidado rutinario de los cascos, realizando recorte de los mismos regularmente, y en algunos casos herraje terapéutico (pueden ser necesarias radiografías adicionales para controlar la evolución).
· Realizar un buen programa de mantenimiento de la salud, incluyendo desparasitaciones y vacunaciones periódicas para disminuir la susceptibilidad de su caballo para padecer determinadas enfermedades.
· Suplemento nutricional para promover la salud del casco
RESUMEN
El mejor camino para luchar contra la laminitis es prevenir las causas que estén bajo su control. Mantener el grano almacenado de forma segura fuera del alcance de los caballos. Introducir a su caballo a los forrajes frescos y ricos de forma gradual. Ser conscientes de que cuando un caballo está enfermo, bajo estrés o con sobrepeso, estos son factores de riesgo. Consultar a su veterinario para formular una buena dieta. Proporcionar una rutina de salud y cuidado diario de los cascos.
¡Si sospecha de laminitis, considérelo una emergencia médica y llame a su veterinario inmediatamente!»
Fdº Jerónimo Egea y Juan Roldan.
Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *