La Miel Acelera la Curación de las Heridas de las Patas de los Caballos.

Un nuevo trabajo de María Villagrasa, sobre la cura de las lesiones en las patas de los caballos con un tratamiento de miel de Manuca, la diferencia de curación con este tratamiento, se acorta casi a la mitad de tiempo.

Este es el articulo de María:

La Miel Acelera la Curación de las Heridas de las Patas de los Caballos

Debe ser el veterinario el que instaure el tratamiento

Por María Villagrasa Ferrer

La miel acelera la curación de las heridas de las patas de los caballos

“Un informe indica que las heridas de las patas de los caballos sanan antes si se realiza un tratamiento con miel. Al parecer esta sustancia crea un pH desfavorable para la proliferación de bacterias patógenas.

Las propiedades curativas de la miel ya eran bien conocidas por la antigua cultura egipcia que la utilizaron como ungüento curativo para las heridas. De acuerdo con estudios de la Universidad de Waikato, la miel de manuka producida en Nueva Zelanda tiene un nivel de componentes antibacterianos no-peróxidos que son comparables en intensidad al ácido fenólico o carbólico. Con su bajo pH de 3,2 a 4,5, la miel de manuka produce un ambiente negativo para la proliferación de bacterias que prosperan en los niveles de pH de 6,0 a 7,8. El contenido de azúcar ejerce una presión osmótica en los tejidos dañados y promueve el desbridamiento de la piel muerta y de las fibras conectivas, según una noticia publicada en www.equinews.com.

Un informe presentado en 2011 en la Conferencia de la Asociación Americana de Veterinarios Equinos (AAEP) apoyó la eficacia de la miel para tratar las heridas de la parte inferior de la pata de los caballos. Las heridas se encontraban por debajo de las rodillas de ocho caballos y se llenaron de restos de heces para simular la contaminación que podría ocurrir antes de que un propietario se diera cuenta de que su caballo se había lesionado.

Después de 24 horas, los lugares donde se encontraban las heridas se enjuagaron y se aplicó la miel en una de las patas delanteras de cada caballo, mientras que la otra pata delantera sirvió como control. Después de 12 días de tratamiento, las heridas se dejaron sanar por sí solas. Las heridas tratadas con miel se curaron en un promedio de 47 días, mientras que las heridas control se curaron en un promedio de 64 días.

La miel no puede ser el mejor tratamiento ni el único para las lesiones en los caballos, por lo que a los propietarios se les recomienda consultar con un veterinario para desarrollar un plan de atención para los cortes, raspaduras y otras heridas.”

Fuente:Argos Portal Veterinaria – Artículos de María Villagrasa Ferrer

Saludos de Gabriel

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *