La Historia se Repite. Los Accidentes con el Ronzal.

Pablo Natera Maldonado. Joven Jinete de Raid.

La Historia se Repite. Los Accidentes con el Ronzal.

Este sábado, en el VIII Raid Hípico de Carmona (Sevilla), nos hemos encontrado con la desagradable noticia de la repetición de los accidentes con los ronzales de los caballos.

                                                                         Pablo Natera y su hermana Susana.

Un Joven Jinete, Pablo Natera Maldonado, de 12 años de edad, jinete de raid, pero que ayer estaba en el dique seco, por culpa de una accidente con el ronzal de su yegua. Estaba acompañando, en este Raid,  a su hermana Susana Natera Maldonado que corría en el Raid de Carmona, y que acompañados de su madre Susana Maldonado (Hospital Veterinario Maldonado) y Pedro Bandrés, acudían desde Cártama (Málaga), para participar en esta competición.

Pablo estaba con su brazo en cabestrillo, ya que se recupera de la amputación de la falange distal de su dedo corazón de la mano izquierda, ya que tras la reimplantación de dicha falange y la posterior necrosis de la misma, tuvo que volver al quirofano para repararle la lesión.

Pablo cepillaba a su yegua AA, como todo buen aficionado, y en esos momentos de amarrar a los caballos, momento a veces peligroso, sufrió un tirón fatídico, que acabo con las lesiones ya descritas.

La historia se repite y son varios los conocidos aficionados que han sufrido dicha lesión, recordamos a nuestros amigos José Antonio Calderón, Pablo López Medina de la ganadería de los Galeones y algún que otro más que sufrieron este accidente.

¿Que enseñanza podemos sacar de estas lesiones que suelen sufrir algunos aficionados al mundo del caballo?.

Nunca experimentamos en cabeza ajena, y parece que a nosotros no nos pasará eso, pero a todo el que han tratado con caballos, mulos ó burros, algún que otro pequeño o grave accidente hemos tenido con los ronzales.

Un consejo en general sobre los ronzales, es lo que se le dice a los jóvenes, pero que sirve para todos, nunca, nunca, nunca liarse un ronzal en la mano, dedos o cualquier parte del cuerpo. Los caballos, mulos ó burros, son muy asustadizos por norma, y cualquier tirón por parte de uno de estos animales, puede causar un grave accidente en cualquier parte del cuerpo del que lo maneja. En este apartado, tiene mucho que ver y usar, la siempre eterna navaja del caballista,  esta típica navaja, que todo caballista debemos de llevar (El Buen uso de la Navaja del Caballista.) es de un uso imprescindible en un atrapamiento por parte de un ronzal, nos puede salvar la vida, la nuestra y a veces la de nuestro caballo, el hacer un buen uso de ella en el momento apropiado de un accidente con un ronzal ó cuerda, de la que luego hablaremos.

Mención especial, dentro de los consejos sobre este tipo de accidente, se lo tiene que llevar la típica cuerda de paca de paja o heno, la famosa cuerda de alpaca (paca), la que sirve para todo en una cuadra, también la usamos para llevar a los caballos del ronzal, muchas veces sin poner la cabezada de cuadra. Los que estamos a diario por las cuadras y con los caballos, no hay día, en que vea usar estas cuerdas y una de estas cuerdas y que no decir de cuando están deshilachadas, estas son verdaderos cuchillos ante un tirón de un équido y que nos coja, alguna parte de nuestras extremidades de por medio.

Al amarrar los animales a una argolla, reja ó cualquier saliente de la cuadra, tenemos que, primero saber como hacer el nudo, ya que no se puede hacer de cualquier manera, ya que si el caballo da un tirón, sin nada de nuestra anatomía de por medio, lo que pasa es que no lo podremos desatar, ya que ese nudo mal hecho, se aprieta de tal manera, que hay veces que tenemos que usar nuestra navaja de caballista, para poder soltarlo. ¿Como hay que amarrar?, pues difícil explicarlo, espero encontrar un vídeo para que lo aprendáis (Atar el caballo a postes).

Así, que al amarrar a los caballos, mulos ó burros, tenemos que tener sumo cuidado con la posición de nuestros dedos y manos, que nunca queden dentro de nudos, cocas, o vueltas del ronzal, aunque nuestro caballo sea lo más manso posible, pero que cualquier circunstancia extraña, puede ser la causan de un tirón y un accidente desagradable.

Espero que mis lectores, tengan mucho cuidado en un acto diario, habitual y nos creemos que de lo más inocente, al amarrar a nuestros caballos, La ignorancia es el peor de todos los males (Platón).

                                             Susana Maldonado, Pablo Natera y Pedro Bandres de Miguel.

Gracias Pablo por autorizarme este articulo sobre tu accidente y tu  foto y la de tu familia, que siempre os acompañan en las pruebas de Resistencia Ecuestre, la FAMILIA, que tanto tiene que ver en nuestra disciplina, donde tanta ayuda prestan a los hijos-jinetes y que se sacrifican por el deporte de sus hijos. Un articulo siempre pendiente, para valorar este gran sacrificio de la FAMILIA dentro del mundo de la Resistencia Ecuestre.

Que pronto te veamos por las pistas de competición, que seguro que no dejarás, y será una nueva herida de “guerra”, que lucirás por esos campos de la competición.

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid
Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *