Ingleses y Árabes: Características Idóneas para el Raid.

eduardo-sanchez-delageEduardo Sánchez a caballo.

Ante un comentario en el Blog de un aficionado sobre los entrenamientos de Resistencia Ecuestre, me puse en contacto con el autor de dicho articulo, Eduardo Sánchez Delage, y ante este comentario, que preguntaba por el entrenamiento de un PSI, y esta es la respuesta que me remite, un articulo que fue una cooperación con la Revista de los Anglo-Arabes.
Este es el articulo:

Ingleses y Árabes: Características Idóneas para el Raid, de Eduardo Sánchez Delage.

“El mundo de la resistencia ecuestre ha sufrido un cambio espectacular en los últimos años. La misma prueba que se ganaba hace una década a 15 kms/h hoy,  para ganarla,  hay que correrla a 23-24 km/h. 
Para poder lograr estos objetivos, han cambiado las características morfo-funcionales de los animales que compiten.
Así pues, los caballos de resistencia, aparte de ser resistentes, tienen que ser veloces. 
Tenemos una raza tradicionalmente resistente como es la Árabe, que por sus características genéticas tiene un alto grado de fibras musculares cortas tipo I que son fibras de contracción lenta, pero muy duradera, ideal para el metabolismo aeróbico, fundamental para las carreras de resistencia. Pero para añadirle velocidad necesitamos otro tipo de fibras musculares, y que su capacidad de contracción sea más rápida como son las tipo IIA y las IIX, pero se agotan antes por sus escasas características oxidativas. Este tipo de fibras es más común en el PSI. Así pues hay que buscar una asociación de ambos tipos de fibras, que aunque se pueden aumentar con la alimentación y el ejercicio, exista una base genética de partida. Así pues, la raza Árabe tiene más fibras musculares adaptadas a la resistencia (tipo I) que los PSI, que tienen más fibras para la velocidad(tipo IIX). Las fibras tipo IIA son intermedias entre las dos anteriores, y son muy buenas para su utilización en velocidades intermedias sobre 26-30 km/h en cortos periodos de tiempo, como puede ser un sprint, ya que su capacidad oxidativa es limitada.
El mercado de los caballos de resistencia –copado en su mayoría por los Emiratos Árabes– busca caballos de alzada superior a 1’60 m., alzada que no es fácil de encontrar dentro de la raza Árabe, que aunque los hay no es lo habitual.  Estos países son los impulsores de esta nueva forma de correr, por las características de su terreno.
Aparte de ser veloces y resistentes, los caballos deben ser fuertes, caracteres nada fáciles de asociar, máxime cuando tienen que ir unidos a otros parámetros como son los morfo-funcionales: bien aplomado y morfológicamente correcto.
La condición, el carácter, la aptitud, la amplitud de tranco, la doma y en definitiva la clase del caballo son caracteres que deben ser transmitidos por sus ascendientes, y aquí es donde tiene un papel fundamental el ganadero en su selección.
El caballo de Raid tiene un problema añadido, consistente en que la mayoría de los que compiten, por razones obvias, están castrados y, cuando demuestran su valía, no los podemos utilizar como sementales.
El mercado de la resistencia, a la postre, al igual que el resto de caballos insertos en otras disciplinas, depende de sus resultados deportivos.
Para mí, un caballo de Raid, morfológicamente, debe de:
– Tener buenos aplomos.
– Cerca de suelo.
– Cascos buenos y sanos.
– Corto de cuartilla.
– Cañas cortas y gruesas.
– Tendones pronunciados y separados de la caña.
– Tórax amplio y profundo.
– Lomo recto y no muy largo.
– Cruz bien definida.
– Espaldas fuertes y oblicuas.
– Grupa algo caída.
– Cuello y cabeza bien proporcionados.
– Buen comedor -antes, durante y después del ejercicio.
– Estar bien “el día después”.
– Bradicárdico, tranquilo, holgazán pero con temperamento.
– Ser líder.
– Y por ultimo, encontrar “su jinete”.
Termino diciendo que, después de lo expuesto, no cabe la menor duda de que el caballo Anglo-árabe es un animal que reúne muchísimas cualidades para hacer la resistencia que se está demandando en estos momentos.
Caballo Pura Sangre Inglés
Alzada entre 1,60 – 1,70 m. 
Fue creado con un solo objetivo: hacer un caballo veloz. 
Dentro de esta raza de animales preseleccionados para correr, existen variantes en cuanto a su estructura y conformación, pues los denominados sprinter (carreras cortas) suelen ser más musculados que los que se seleccionan para carreras largas, denominadas clásicas, pues estos ejemplares suelen ser más grandes y de extremidades más largas (mayor amplitud de tranco). 
Por otro lado, dentro de la misma distancia, unos corren mejor en hierba y otros en arena… de la misma forma que han existido caballos pequeños que han ganado grandes premios en carreras predestinadas para caballos de mayor alzada. 
Así pues, vuelvo a insistir que los caracteres morfológicos para la elección de un caballo deben ser complementados con otros.
Hace varios años, cuando se celebraban carreras de caballos Anglo-árabes en Sanlúcar, le comenté a D. Antonio Campos Peña la diferencia en la punta de velocidad entre PSI y Anglo-árabes. Me dijo que era lógico y evidente, pero que el objetivo de realizar sus carreras de velocidad era un sistema de selección de su raza, pues consideraba que el caballo que se entregaba en la carrera, con clase, corazón, carácter y nobleza, era un gran caballo para cualquier disciplina hípica, independientemente de su punta de velocidad.
Pura raza árabe
Su alzada suele ser unos 10 cms. inferior a la del PSI.
Se dice del caballo árabe que es: bello, grácil, rápido, resistente, armónico e inteligente.
Su sangre es prepotente en grado superlativo, dominando las razas con las que se cruza, aportando su belleza, coraje, resistencia y trato.
Caballo criado desde sus orígenes en contacto directo con el hombre, lo que le ha hecho desarrollar su instinto e inteligencia.”
Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *