Hoy me Cogió la Lluvia en mi Salida al Campo. (a)

Hoy me Cogió la Lluvia en mi Salida al Campo.

Hacia tiempo que no me mojaba en mis salidas al campo, como ya no compito, cuando está el día lluvioso, me dedico a otros menesteres, bien en la cuadra o bien en el jardín, o escribiendo y leyendo.

  • Pero ayer no pude ir a la cuadra, por culpa de una cita programada, y hoy, a pesar de las nubes negras, que parecían que  no descargarían su carga de agua, pero a mitad de mi recorrido, el cual recorría a más velocidad que de costumbre, empezó a jarrear agua y menos mal que me había llevado y terciado en la montura el capote.
                                Hacedora, llenas de cintas, en un día al retirarlas de un Raid Hípico.
  • Así que paré debajo de un gran acebuche y me puse el capote. Capote que me puse montado, ya que sé como se comporta «Hacedora» en estas circunstancias, no solo con el capote, que poco lo uso ya, pero se de sus respuestas a las muchas cintas que he retirado montado en ella y rodeado de estas, ni se mueve.
  • Quiero recordar una anécdota, a cuenta de los capotes, ya lo he escrito en algún articulo, y que me pasó con «Misuri» un caballo árabe de mi amigo Carlos Marín, caballo que entrené y competí y que en un entrenamiento cuando trotaba por las banquetas del Canal del Bajo Guadalquivir, me cruce con un conocido, y como es habitual entre caballistas, le saludé con el brazo en alto, fue levantar el brazo y el caballo salió de caña, y me sorprendió su reacción, ya que era un caballo no conflictivo. Descubrí que lo que le hizo reaccionar así, fue el ruido del capote al levantar el brazo.
                                             «Hacedora» recién llegada del campo y con el capote encima.
  • Esto demuestra que cuando nos ponemos un capote, hay que conocer muy bien las reacciones de nuestros caballos, ya que puede ser motivo de reacciones sorpresivas y peligrosas.
  • A todas estas acciones hay que sacarle sus enseñanzas. Así que mucho cuidado con los capotes de agua, así como con los chaquetones de plásticos ó similares que hagan ruidos al mover los brazos, ya que pueden asustar a los caballos, como a mi me paso con «Misuri».
  • Finalizamos el recorrido a todo trapo bajo la lluvia, ya que a pesar del capote, corriendo te mojas bastante los pantalones y las zapatillas de deporte, ya que hace tiempo que no uso botas altas. Un día de agua que me recordaba a mis tiempos  de competidor cuando entrenaba a pesar del tiempo que hiciera.
                                                               Recién llegados del campo, mojados pero contentos.
  • Llegados a la cuadra y resguardados bajo techado, nos hicimos unas fotos para recuerdo de este día de lluvia que me recordaban tiempos pasados como competidor. Época que no se olvida y más siguiendo montando todos los días, pero ya solo por afición al mundo del caballo.

 

Saludos de Gabriel después de un lluvioso día de campo.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid