Como Elegir la Cabezada Apropiada para tu Caballo.

Desde Álvarez Deporte y Tiempo Libre, me remiten su boletín del mes de Enero de 2017, donde, entre otros artículos, nos describen la manera de escoger la cabezada apropiada para nuestro caballo, así como la manera de ajustarla y para los menos entendidos, las partes de que consta una cabezada.

Un articulo que les puede aclarar dudas a los que empiezan en el mundo de la hípica y recordatorio para los más avanzados en la disciplina.

Tal vez falte algo de más especialidad, como pudiera ser la cabezada de Raid que tan importante es para los jinetes que practican nuestra disciplina hípica y que sin ella ya no solemos ver competidores, ya que la seguridad de una cabezada de Raid, no nos la da ninguna cabezada y todos sabemos los peligros que tiene el cambiar una cabezada en plena competición para pasar los Controles Veterinarios, ya que si un caballo se escapa en medio de una competición, puede ser muy difícil volverlo a coger, con lo que la carrera de ese día se nos ha fastidiado y el peligro que acarrea un caballo suelto y escapado. Aquí tenéis uno de mis artículos hablando del tema:

Los Usos de la Cabezada de Raid. Protección Contra las Escapadas.

“CÓMO ELEGIR LA CABEZADA
La cabezada es el armazón de correas que se coloca en la cabeza del caballo y a través de él guiamos al caballo mediante las ordenes que damos con las riendas.
De forma general las cabezadas se confeccionan en cuero pero también existen modelos más económicos fabricados en nylon o materiales sintéticos con características especiales como en el caso de las cabezadas de “Raid”.
Actualmente disponemos de una variedad enorme de cabezadas a nuestra disposición, de distintos tipos y materiales de fabricación, por lo que su correcta elección puede llegar a ser un quebradero de cabeza. Por ello a continuación abordamos todos los factores que debemos tener en cuenta para acertar con nuestra elección.

TIPOS DE CABEZADAS
Podemos encontrar una gran variedad de cabezadas en función de la utilidad que se le va a dar. De esta forma podemos hablar de:
Cabezadas de cuadra: Bastante simples y sencillas de usar, ya que el uso habitual es para llevar al caballo de la mano y atarlo. El material más común es el nylon o el cuero. Las cabezadas hechas de cuero tienen mayor duración, pero su precio se encarece en comparación con las de nylon, de menor calidad.
Cabezadas de dar cuerda: Utilizadas por jinetes en ejercicios en los que éstos se sitúan en tierra dirigiendo al
caballo. Van provistas de serreta, que se trata de una parte de cuero situada por encima de la nariz, habitualmente están hechas de un tipo de cuero más fuerte y acompañadas de uno o más aros en la parte superior de la misma para poder enganchar la cuerda.
Cabezadas de montar: Las habituales en las disciplinas de doma clásica o salto de obstáculos. Se componen
de exactamente todas las piezas de la cabezada de dar cuerda.
Cabezadas vaqueras: Muy parecidas a la cabezadas de montar, con la inclusión de un mosquero, que son tiras
de cuero situadas sobre la frente a fin de espantar las moscas de los ojos del caballo. Su uso se centra principalmente en la disciplina de doma vaquera.
Cabezadas bordadas: Son aquellas que cuentan con bordados y ornamentación para engalanar el caballo ya
sea en concursos morfológicos, enganches o para ferias de caballos.

PARTES DE UNA CABEZADA
La cabezada está compuesta por:
Frontalera: es la que recorre la frente del caballo y da la sujeción a la cabezada.
Ahogadero: está anudado a la altura de la quijada del caballo, y se tiene que poder pasar una mano entre el
ahogadero y la quijada del caballo.
Muserola : si bien no es necesaria que la cabezada la tenga es recomendable.
Embocadura: la embocadura es la parte de la cabezada situada dentro de la boca del caballo, es la parte en la que pueden dar bocados. Existen varios tipos, filetes, bocados y pelhams. Los filetes se dividen en dos partes, en cambio los bocados son de una sola pieza. Los bocados son más duros para la boca del caballo, por lo que hay que tener cuidado de no tirar fuerte de las riendas. Los pelhams son una variante de embocadura para caballos que no acatan el
filete, pero sin embargo son poco precisos y deben utilizarlos jinetes con experiencia.

ELEGIR LA TALLA ADECUADA
Elegir el tamaño adecuado para nuestro caballo es un factor esencial, a pesar de que en muchas ocasiones no se tiene este factor en cuenta y damos por sentado que cualquiera puede servir. Evidentemente esto no es así.
En este sentido debemos saber que existen varias tallas para cada cabezada a pesar de que lo más habitual es la talla

FULL o STANDARD.
Las tallas generalmente se dividen en las siguientes categorías asignadas en algunos casos a razas de caballos. Aunque no es una regla fija puesto que esto puede variar según la línea del caballo.
FOAL (potro) = cabeza muy pequeña
COB (caballo árabe)= cabeza pequeña y muy fina
FULL ( standard) = cabeza tipo Arabe, PSI, Anglo árabe, Centro europeos pero de cabeza fina
XL (extra grande)= Silla francés, Hannoverianos, y todas las lineas de Centro Europeos de cabeza ancha.
Será conveniente confirmar que es el tamaño correcto para la cabeza de nuestro caballo y donde mejor se puede comprobar es en la frontalera, porque tanto la muserola como el ahogadero son ajustables y no nos marca si es la talla correcta pero la frontalera no nos deja dudas.
Por tanto debemos fijarnos en lo siguiente: Si no podemos introducir 2 dedos en la frontalera es que la cabezada es
pequeña y estará empujando las orejas hacia adelante haciendo sentir al caballo incómodo e incluso puede que muestre algún signo de protesta que no hayamos apreciado.

COLOCACIÓN Y AJUSTE
Una vez que hemos elegido la talla y el tipo de cabezada que necesitamos vamos a ajustarla a nuestro caballo. Para ello lo mejor es que nos coloquemos en el lado izquierdo del caballo y posicionemos las riendas sobre su cuello. De esta forma, sostenemos la cabezada por la testera y entre las orejas del caballo, ofreciéndole con la mano izquierda extendida, el filete en los labios.
En caso de que no abra la boca, presionaremos con el pulgar en la comisura de los labios, allí donde debe colocarse el freno y donde no hay dientes. Elevamos la cabezada y pasamos a insertarle el filete en la boca.
A continuación, y con sumo cuidado a la vez que le agachamos las orejas hacia delante, colocamos la testera sobre la nuca.
Comprobamos que la testera no está rozando o empujando en la parte posterior de las orejas, y nos aseguramos de que su tupé está por encima de la frontalera.
Pasamos a tensar y ajustar las correas y atamos las hebillas. El bocado siempre deberá ser fijado con cadenilla y correa. Deberemos cerciorarnos de que entre el ahogadero y la cabeza (o los anillos del filete) podemos pasar nuestra mano, mientras que entre la muserola y la mandíbula, nos caben unos dos o tres dedos.
El filete debe estar bien ajustado, y sabremos que de manera correcta si observamos uno o dos pliegues labiales que se fruncen, dando la impresión de que el caballo sonríe. Para evitar cortes o llagas en las comisuras de los labios, el roce podrá evitarse colocando unas gomas al filete.
El ajuste perfecto es difícil pero no imposible. De lo contrario, tengamos siempre en mente que si lo hacemos demasiado fuerte, el caballo, al sentirse incómodo, se rebelará contra la cabezada y si lo dejamos demasiado suelto,
posteriormente no podremos controlar ni guiar al animal.
Una embocadura bien ajustada ni golpea la dentadura del caballo ni éste puede agarrarla tan fuerte como para eludir la mano del jinete.
Una forma de percatarse si la cabezada está correctamente ajustada es fijándonos en si el caballo sacude la cabeza al ser montado. En este caso, bajaremos del animal y analizaremos el ajuste de la cabezada.”

Fuente y toda la información del mes e Enero en:Boletin Equitacionn190Enero2017

Saludos de Gabriel

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *