Crónica y Resultados de la Travesía Villa de Leiva (Colombia).

Nuestro amigo Fernando Uriarte, con el que compartimos algún que otro Al-Andalus por tierras Andaluzas, me remite una crónica de su participación en  la Travesía Villa de Leiva (Colombia) , donde tanto Fernando como David, participante en la carrera, han disfrutado de su periplo americano.

Esta es la crónica de Fernando y los resultados de la prueba:

CEI1* Y CEI 2** Endurance Internacional Travesía Villa de Leiva (Colombia).

CEI* de 80 Km.

Resultados completos de la prueba en:RESULTADOS TRAVESIA MAYO 29 2017 (1)

“El pasado Domingo 28 de Mayo de 2017, disfrutamos del Endurance Internacional CEI1* y CEI 2**, “Travesía de la Villa de Leiva”, en Colombia, en el que también se disputaron pruebas de carácter Nacional de 20kms, 40kms, 60 kms y 90 kms.

Consecuencia de una promesa emocionada, tras lograr nuestro anfitrión D. MAURICIO GAITAN, finalizar y clasificar el pasado Campeonato del Mundo de Enduarance en Eslovaquia, entrando así este jinete en la historia del Endurance Colombiano al ser el único corredor de ese país que ha finalizado con éxito una prueba de esta categoría, y en un emocionado abrazo aquella noche de Septiembre, nos prometió a David Gaciño y a mí mismo, (Fernando Uriarte), que nos llevaría a su querido país natal a disfrutar de una carrera de Enduro Colombiano.

Lo que nosotros pensamos en origen era una promesa “emocionada” y sin gran futuro, se ha convertido en una realidad, más que palpable en la que hemos disfrutado, a lo grande, con un trato inimaginable en cuanto a lo cariñoso, cercano y amable tanto de los miembros de su familia, Camilo, Alexandra, …. como su gente de Servicio, con mención muy especial a “Anita” su cocinera que nos preparó los mejor y más tradicionales guisos Colombianos y trabajadores de la Hacienda Puente Grande, que nos cuidaron como a uno más de la Familia Gaitán.

                                                                       Anita, sirviendo uno de sus desayunos.

Detalle de la Hacienda Puente Grande.

Se realizó la prueba como bien indica su nombre, cubriendo una preciosa travesía en línea de 120 kms con una primera fase en margarita (Cucunuba-Cucunuba) para la distancia de 120 kms y tras ella se partía en travesía junto con las demás categorías con otros cuatro Vet Gates.

Al paso de los jinetes por los diferentes controles se sumaban los de las demás categorías en función de los kilómetros que faltaban para llegar a la meta final, en la preciosa Villa de Leiva.

Así pues, tras el primer Vet Gate en la aldea de Cucunuba, tomaron la salida los jinetes de las pruebas Nacional e Internacional de 90 kms uniéndose al grupo de corredores de 120kms.


Caballos de categorías inferiores llegando a Vet Gate para inicio de carrera.

Comenzó la prueba por parajes más verdes, rodeados de naturaleza exuberante y de pequeños poblados y viviendas rurales en las que el sustento familiar se base en lo que la huerta da y la cria de animales domésticos.

Esta etapa inicial para los jinetes de 1* y segunda para los de 2**, se trata, según ellos, de etapas planas y rápidas en las que sin parar de galopar a duras penas lograron alcanzar una media de 17 kms/h, lo que nos deja bien claro, que el concepto de “plano” es muy distinto al nuestro, pero en las siguientes etapas lo comprendimos bien.

La travesía al completo se realizaba por zonas muy elevadas, partiendo de una altitud mínima de 2.590mts en Cucunuba y llegando a alcanzar cotas de 2.850 mts al paso por el Alto de brujas, antes de llegar al desierto de la Candelaria.

Tras pasar el segundo Vet Gate en una pequeña plaza de toros, comenzó la ruta a ascender con subidas muy fuertes con un piso que creo podre calificar como el más duro, difícil y pedregoso que jamás he visto en un endurance.

David Gaciño montando a Tonka, seguido de Mauricio Gaitan montando su yegua Wa Ligth y de fondo el Australiano Justin Clark con su fantástico caballo Elaboret VO.

A pesar de la inclinación que tomaba la prueba, el ritmo seguía siendo altísimo teniendo en cuenta la dificultad del suelo y lo escarpado de las subidas, que como es lógico unos metros más adelante se convertían en bajadas de vértigo.

Lo que dejo más que claro la calidad, sobre todo de suelos, de los caballos Colombianos, a los que también acompaña un buen metabólico, pues esas subidas tan extremas a las que sumamos la altitud, no las supera con esa facilidad cualquier équido.

Yo tuve la fortuna de poder realizar toda la travesía en un Quad, lo que me permitió además de conocer perfectamente la ruta, ver la evolución de los caballos.

En una ocasión en una fortísima subida, me encontraba a la par de David Gaciño, y este atlético jinete, para ayudar a su caballo, salto y comenzó a correr cuesta arriba.

Unos minutos más tarde, me comento haciendo un gesto muy claro….me quedo sin aire, me ahogo…esto es impresionante.

Aun así, el representante Español cubrió corriendo cerca de 18 kms de esta prueba.

Señalización de la travesía, muy clara, pero muy escasa, por ser benevolentes…

La cuarta fase tras pasar Vet Gate en el Monasterio de la Candelaria, nos llevó al desierto del mismo nombre, donde logramos la mayor de las altitudes de la carrera al pasar por el Alto de Brujas.”

Vista Del Valle de Leiva.

Caballos descendiendo hacia el último Vet Gate.

Gracias Fernando por tu crónica y por las bonitas fotos de la prueba.

Saludos de Gabriel.

Gabriel Gamiz

Jinete de Raid Juez de Raid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *